14 de noviembre de 2017

Bizcocho de mandarina, macadamia y polenta



Quería hacer un bizcocho con mandarina que supiera de verdad a mandarina. Había probado recetas que llevaban ralladura o un poco de zumo, pero no me daban el resultado que yo quería. Buscando buscando, encontré esta receta. Me llamó mucho la atención que se usaran las mandarinas enteras, literalmente enteras, y trituradas. Me preocupaba un poco lo de la polenta porque no me gusta demasiado, pero decidí darle una oportunidad. 

La hice para una cena con amigos, junto con otro postre, porque cuando tengo invitados siempre suelo hacer dos postres! Tuvo una acogida desigual. A algunos nos gustó que tuviera un toque amargo, pero para los más golosos no era lo bastante dulce. Nos gustó a todos el crujiente que le aportan las nueces de macadamia, y no vi que la polenta le aportara mucho sabor, pero sí un bonito color amarillo. 






19 de septiembre de 2017

Mini cupcakes de aceite de oliva con chocolate negro a la flor de sal



Hice estos cupcakes para el cumpleaños de mi antiguo jefe, que no es goloso pero muy fan del chocolate negro... precisamente porque es poco dulce. Así que elegí esta receta de Martha Stewart porque me parecía que correspondía con sus gustos. Y le encantaron!

Los recomiendo si os gusta el chocolate negro tirando a amargo. El toque de sal es muy original y les dan un punto muy especial. Y además, la receta es fácil!

12 de septiembre de 2017

Buñuelos de plátano



Lo malo de los buñuelos es la fritanga. Ensucia, huele, en fin... Pero qué ricos y qué reconfortantes son los buñuelos, no? De vez en cuando vale la pena meterse en el lío de freír, porque unos buñuelos calentitos acompañados de un buen café o chocolate caliente son una delicia. Estos tienen una toque de plátano que les dan un toque más infantil y regresivo aún. ¡Os los recomiendo a 100%!

31 de julio de 2017

Cheesecake de frambuesa y speculoos



[Cher Thierry, bienvenu! Il était temps que tu pointes ton nez par ici... Laisse-moi faire un petit tour du propriétaire. Tu peux commencer par l'index mais tu risques d'être déçu: il y a plus d'une centaine de recettes, dont seulement trois de cupcakes. Tu pourrais également voir mes recommandations, bien que je doute que tu sois à la recherche de recettes. Je pense qu'il n'y a rien que tu ne saches pas déjà, mais c'est ici que je parle de moi. À ne rater sous aucun prétexte: mon ode à Betty Bossi. Pour le reste, laisse-toi guider par tes yeux. Et lis peut-être mon billet sur Paris, même si je n'y parle pas des symbolistes... Bonne visite de Pastélite !]   

Perdonad el inciso en francés. Estoy de vuelta con una última receta antes del descanso veraniego. Ya tengo unas cuantas recetas programadas para septiembre pero antes de disfrutar de mis vacaciones en Alicante, quería compartir con vosotros la última tarta que hice en Bruselas. Estaba deliciosa y, la verdad, me pareció estéticamente preciosa.

La vi en Facebook en uno de estos vídeos que hace la gente en los que parece que tardas dos minutos en hacerlo todo por la manera tan increíble que tienen de editarlo y cortarlo. Ya os digo que no se tardan dos minutos. No es una receta complicada, pero como siempre, hay una serie de pasos a seguir, de ingredientes que pesar, que fundir, que preparar. La decoración requiere un poco de pulso y de maña. Para un resultado perfecto, es también conveniente tener cinta Rhodoïd y pipetas, aunque es posible hacer una versión menos de vitrina de tienda de repostería y se disfrutará igualmente...

11 de julio de 2017

Bizcocho de café y avellana


Tengo tropecientas recetas de bizcocho en el blog, lo sé. Soy bizcochera, qué le voy a hacer. De todas, mis preferidos son el de limón y éste de café y avellana. Ya os he dicho que suelo llevar lo que hago a la oficina y allí mido la reacción y el éxito que cosechan. Este bizcocho lo he llevado dos veces y literalmente voló! Es espectacular. En serio. No tengo nada más que añadir.




21 de junio de 2017

Brownies al café



No me gustan los brownies, soy así de rara. Cuando lo digo me suelen mirar con cara de estupefacción, como si hubiera dicho que me encanta mojar las galletas en cerveza. O que mi desayuno preferido son las croquetas de jamón serrano (caseras, por supuesto) acompañadas de café con leche. Vale, puede que esto último sea verdad, pero sólo lo sabe mi familia y si lo contáis os tendré que matar. A mí la textura de chocolate poco hecho, así pastosilla, me da un poco de repelús. Los fondants, coulants y demás brownies, que los disfruten los otros. Para mí el chocolate tiene que estar o crudo, o derretido, o hecho. Los estados intermedios me descolocan.

Ahora que he hecho anti-marketing de profesional, a ver cómo os vendo estos brownies! Probablemente no haga ni falta: los brownies son universalmente populares. Cuando vi esta receta de mi amada Betty Bossi decidí probarla. No me hicieron cambiar de opinión sobre mis rollos de textura, pero los amantes de chocolate que los probaron dijeron, tras múltiples gritos, aplausos y suspiros, que estaban impresionantes y que la combinación con el glaseado de café era el súmmum. Así que adelante...

13 de junio de 2017

Charlotte de frambuesas




La charlotte era una de mis asignaturas pendientes, pero no tengo un molde para charlotte y siempre me ha parecido un postre un poco complicado de montar. Hasta que un día, viendo uno de los programas de cocina que tanto me gustan, vi a un concursante montar una charlotte salada en un molde cuadrado y pensé: ¿por qué no hacerla en un molde de bizcocho? Podría funcionar. Y funcionó! De hecho le da un toque moderno que me gusta casi más que el original. Es también muy fácil de servir y queda un corte de lo más bonito.

El día que me lancé a hacerla me di cuenta que no tenía gelatina, así que decidí hacerla con lo que tenía a mano. Como no es una construcción en equilibrio, resultó que la gelatina no era necesaria y el sobrecito de ayuda a montar la nata era suficiente para sostener la charlotte.

6 de junio de 2017

Tarta de zanahoria caramelizada



Ya publiqué hace un tiempo mis cupcakes de zanahoria esponjosos al estilo suizo. Quería probar una receta de tarta de zanahoria al estilo un poco más americano, es decir más densa. Pero al mismo tiempo no me gustan las tartas de zanahoria muy pesadas con toneladas de pasas y nueces, así que no terminaba de decidirme. Por casualidad, en una esquina de una revista francesa, vi esta receta y me llamó inmediatamente la atención que las zanahorias estuvieran caramelizadas, porque nunca se me habría ocurrido! La receta no era muy precisa, pero usándola como base, hice una prueba y resultó absolutamente convincente. Conseguí el vistobueno de mi amiga Sofía que adora las tartas de zanahoria por encima de todo!

Así que os recomiendo que la probéis, y ya veréis lo sorprendente que resulta el toque de caramelización de las zanahorias... No os arrepentiréis!


30 de mayo de 2017

Tarta espiral de verduras



Vi esta tarta en una revista y me pareció PRECIOSA! Me temía que fuese un poco complicada de hacer y tenía cosas que no me gustaban, como los rábanos, así que la modifiqué en algunas cosas y me lancé.

Resultado: es un poco laboriosa de hacer porque hay que cortar todas las tiras, hacer las albóndigas, etc. Pero no es nada difícil colocar las tiras para formar la espiral. Estéticamente queda preciosa y es súper original. Además, es una buena manera de hacer comer verduras a niños pequeños o grandes que protestan cuando hay verdura, no?

23 de mayo de 2017

Galletas de avena crujientes


Otra receta de Betty Bossi, sí! :) Esta vez unas galletas de avena crujientes, que podrían parecer cookies pero no las llamo cookies por ser muchísimo más ligeras. Me encanta el crujiente que aporta la avena. Las pasas y las nueces de macadamia les aportan sabor, y la miel ese toque especial.

Por supuesto podéis cambiar las pasas, por ejemplo por albaricoques secos, o elegir nueces "normales" en lugar de nueces de macadamia. La ventaja es que se hacen muy muy rápidamente y son ideales para desayunar!

16 de mayo de 2017

Vasitos de nectarina y bizcocho al horno


Qué alegría cuando el mercado empieza a llenarse de frutas de verano, verdad? Aquí en Bruselas no es tan buena como en Alicante, claro, y mucho más cara... Así que tengo que elegirla con lupa, pero ¡cuántas tentaciones! Me encanta la fruta de verano, y en esta época me siento inspirada para usarla en todas las creaciones reposteras.

Esta receta es de Betty Bossi, una vez más! Me llamó la atención lo de hornear vasitos, que se suelen servir en frío, así como lo del bizcocho en vaso. Además, nunca había comido nectarina de otra manera que fresca. Me gustó mucho el resultado, además de parecerme muy original. ¿Qué opináis?  

9 de mayo de 2017

Bizcocho de salmón




Los bizcochos salados no me suelen convencer. He probado varios y todos me parecían sosos. Suelen ser de jamón y queso y no suelen tener mucho sabor. Sólo he encontrado dos excepciones: uno de tomates cherry y pesto, y éste de salmón, que es una auténtica exquisitez. Si queréis quedar como reyes o reinas, os lo recomiendo!

Tiene muchos ingredientes así que lleva su tiempo pesar y prepararlo todo. Aunque luego es mezclarlo todo, hornearlo y listo!

2 de mayo de 2017

Cheesecake con frutos del bosque



Ya os dije cuando publiqué la receta del cheesecake de mascarpone, fresas y oreo que los cheesecakes no me matan. ¡Por favor no me apedreéis! 

Encontré esta receta en la revista "Fou de Pâtisserie" que es una revista ma-ra-vi-llo-sa. Lo malo es que las recetas que ponen son de grandes chefs y a menudo hay ingredientes imposibles o cantidades como 32g de huevo o 3g de levadura que me llevan por el camino de la amargura. Pero al ver la foto, decidí darle una oportunidad. Es una receta es de Jean-François Piège y ha conseguido un milagro: es el primer cheesecake que me ha gustado!!! Aleluya!

No es demasiado dulce, pero muy cremosa de consistencia, con una base de galleta rica y crujiente gracias a las ralladuras y el azúcar moscovado, sin olvidar toda la fruta que le aporta frescor y un poco de acidez. Una combinación perfecta!

25 de abril de 2017

Bizcocho de plátano y nueces pecanas




Hoy os traigo un Banana Bread, aunque lo haya españolizado llamándolo bizcocho de plátano. Mil veces había oído hablar del famoso Banana Bread, he visto no sé cuántas fotos en Internet, y hasta ha salido en libros que estaba leyendo. Nunca lo había probado y tampoco me mataba la curiosidad. No es que no me gusten los plátanos, es que no le veía mucho interés a la mezcla de bizcocho y plátano.

Un día decidí investigar, busqué una receta en Internet y salieron como tres mil millones. Qué pereza. Lo dejé estar. Otro día, buscando otra cosa, encontré un blog francés con una receta de Banana Bread que me pareció sencilla y una foto que tenía buena pinta. La imprimí de mala manera y me olvidé otra vez del asunto... A la tercera va la vencida: un día me di cuenta que los plátanos que tenía en el frutero estaban muy muy pasados, me daba pena tirarlos, me acordé del Banana Bread, busqué la receta y, por fin, lo hice!

Me sorprendió el resultado porque está mucho más rico de lo que pensaba. Los americanos tienen este talento especial para inventar recetas tan calóricas como reconfortantes. Es un bizcocho húmedo y blandito, con más sabor a plátano del que esperaba y el crujiente de las nueces que le da un toque muy rico. Last but not least: se hace muy pero que muy rápidamente, sin necesidad de utensilios de ningún tipo. ¿Quién da más?  


18 de abril de 2017

Cruasanes de jamón



Reconozco que me duelen un poco los ojos al escribir cruasán y cruasanes, pero la RAE dice que es lo correcto, y lo que dice la RAE va a misa, estemos de acuerdo o no.  

Aquí está la receta que os prometí en mi entrada sobre Betty Bossi : los cruasanes rellenos de jamón! No los he visto nunca fuera de Suiza, y no son conocidos como algo típicamente suizo, sin embargo os aseguro que allí son tan comunes como la tortilla de patatas en España! No hay fiesta o celebración donde no lleve alguien cruasanes de jamón. También se pueden servir de cena acompañados de una ensalada, pero lo habitual es que formen parte del aperitivo o de los bufés.

La receta es muy sencilla y os garantizo que os encantará!

21 de febrero de 2017

Betty Bossi mon amour



¿Recordáis el día en que perdisteis la inocencia? Yo sí. Íbamos en coche y mi madre paró en un semáforo. Recuerdo precisamente dónde, podría señalarlo con exactitud en Google Maps. 

- Mami. ¿Papá Noël existe?
- Tú qué crees, María?
- Yo creo que sí, pero en el cole dicen que no existe y se ríen de mí.
- (silencio) Bueno... Existe en la imaginación de los niños.

Qué chasco. Qué depresión. Hice que había pillado que eran los padres, pero de hecho aun tengo dudas (cualquiera lo confiesa).

A los treintaytantos, cuando ya creía que estaba de vuelta de todo, ¡paf! otra vez lo mismo. Para ilustrar a un amigo sobre Betty Bossi, se me ocurre buscarla en la wikipedia y descubro que es un personaje de ficción!!! Un PERSONAJE de FICCIÓN!!! Mi amada, adorada e idolatrada Betty Bossi! No existe. Ni siquiera puedo recogerme en su tumba, porque nunca ha existido. De verdad que la vida es un cúmulo de decepciones tremendas. Claro que uno puede ignorar la información que tiene, no? Se llama memoria selectiva. Yo elijo olvidar que Betty Bossi no existe.
Continuemos.


Betty Bossi es una señora suiza (aquí arriba tenéis su foto) que anunciaba margarina Astra en los años 50. En 1956 se empezó a publicar en Suiza un periódico en alemán y en francés, el Betty Bossi Post, donde Betty Bossi compartía sus recetas y consejos para amas de casa.



Tuvo tanto éxito, que lanzaron la revista "Betty Bossi", también en alemán y en francés, con suscripción obligatoria, que saca diez números al año y tiene en la actualidad una tirada de 900 000 ejemplares (os recuerdo que Suiza tiene 7 millones de habitantes).  Hoy en día, la revista es así:


1 de febrero de 2017

Kanelsnurrer - bollos daneses de canela



Hola hola hola! ¿Qué tal las fiestas? ¿Qué tal la entrada en el año? ¿Qué balance de este primer mes de 2017 que ya ha pasado volando?

Me resulta raro hablar de las fiestas y del Año Nuevo a 1 de febrero, pero como no me asomo por aquí desde finales de noviembre, pues he pensado que más vale tarde que nunca! 

Hoy os traigo una receta bollos daneses llamados Kanelsnurrer, que sin duda triunfarán entre los aficionados a los cinnamon rolls. Son una de las muchas versiones que tiene el bollo de canela, esta vez con una forma que me parece muy original. Además, son más ligeros que los típicos cinnamon rolls americanos, quizá porque no tienen glaseado.

No os voy a decir que es una receta "fácil" porque a pesar de lo que muchos pensáis (¡¡siempre dices que todo es fácil!!), yo no os engaño. Difícil difícil tampoco es, pero requiere un poco de destreza formar los bollitos y un mucho de paciencia hacer la receta por los tiempos de levado. Así es con todos los panes y bollos, ya lo sabéis. No es algo que se hace en un pispás, se mete en el horno y se acabó. Una masa con levadura de panadería requiere uno o dos tiempos de levado, requiere amasar, extender, esperar... Pero con las fotos paso a paso confío en que podáis seguir bien la receta, y os puedo asegurar que el resultado vale el esfuerzo!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...